Tolerancia al riesgo de un cliente de seguros

Vista de un rascacielos desde un ángulo bajo

La tolerancia al riesgo de un cliente de seguros se refiere al nivel de riesgo que este puede asumir sin que represente un problema económico para él. Aunque se puede aplicar a cualquier tipo de riesgo de seguro, su definición y concepto se refiere, principal y habitualmente, al ámbito de los seguros de inversión.

Y es que, en el momento de planificar una inversión, resulta crucial conocer el límite de pérdidas a las que una persona o empresa se puede enfrentar sin menoscabar su economía. En esa tolerancia al riesgo influyen diversos factores, principalmente la capacidad financiera que se tiene y las preferencias personales de cada uno.

Calcular, pues, el grado de tolerancia al riesgo es un elemento fundamental a la hora de exponernos a un riesgo y hay herramientas, como veremos, destinadas a medirlo, como los test de tolerancia, indispensables hoy en día como paso previo para afrontar un riesgo financiero.

Qué es la tolerancia al riesgo

La tolerancia al riesgo hace referencia al nivel máximo de riesgo que se puede tolerar sin poner en peligro la solvencia, reputación o rendimiento del inversor. Es un término que indica hasta dónde se puede arriesgar sin que afecte de manera importante a la estabilidad financiera de quien invierte.

Es, en definitiva, la capacidad para soportar la incertidumbre y las posibles pérdidas asociadas a una inversión. Dicho de otro modo, es la cantidad de riesgo que están dispuestos a asumir los inversores antes de sentirse incómodos o preocupados por las fluctuaciones de sus inversiones.

A la hora de invertir, no existen dos perfiles iguales. Hay inversores que tienen una mayor tolerancia al riesgo y están dispuestos a invertir en activos más volátiles para conseguir una mayor rentabilidad y, por el contrario, otro tipo de inversores prefieren tener más seguridad en su inversión, renunciando a una alta rentabilidad. Y, entre ellos, se configura un mundo de perfiles según lo dispuestos que estén a tolerar el riesgo.

Dos persona en ambiente de trabajo mirando un ordenador

Factores de la tolerancia al riesgo

Entre los factores que intervienen en la definición de la tolerancia al riesgo de una empresa o cliente financiero se encuentran:

  • La capacidad financiera que se posee. Es decir, la capacidad para absorber hasta cierto nivel de pérdidas sin que esto afecte gravemente a la viabilidad económica del inversor. Una persona o empresa que cuente con una mayor estabilidad financiera está habitualmente dispuesto a asumir mayor riesgo.
  • Las preferencias personales. La actitud de la persona o empresa hacia la incertidumbre determina en gran manera su tolerancia al riesgo, como la disposición a aceptar potenciales pérdidas. Algunas personas se sienten más cómodas tomando ciertos riesgos calculados, mientras que otras prefieren un enfoque más conservador.

Cómo se calcula la tolerancia al riesgo

La tolerancia el riesgo se puede calcular mediante una combinación de distintos factores, como pueden ser el tiempo de la inversión, los objetivos de esta y la experiencia previa, otros recursos financieros de los que se disponga, etc. Los principales factores serían:

  • Establecer las metas financieras. Es importante tener claros los objetivos financieros que se han marcado, si es ahorrar para la jubilación, para comprar una casa, para la educación de los hijos… Cuanto más estén definidos estos objetivos, mejor se podrá estimar la tolerancia al riesgo.
  • Plazo de la inversión. Tener marcado un horizonte de inversión ayuda a establecer un nivel de tolerancia al riesgo. Cuanto más a largo plazo esté fijado el objetivo de mantener la inversión, más tolerancia al riesgo se tiene. Por el contrario, si el objetivo es a corto plazo, se tendrá menos tolerancia al riesgo y deberá buscarse, pues, una estrategia de inversión más conservadora.
  • ¿Cuánto dinero se está dispuesto a perder? Cuestión clave para establecer la tolerancia al riesgo. Requiere de un análisis financiero de la situación previa a la inversión para establecer hasta cuánto dinero nos podríamos permitir perder sin mermar nuestras finanzas.
  • ¿Qué nivel de preocupación causaría una caída del mercado? Es lo que se denomina tolerancia emocional. Definir cómo se siente el individuo ante la volatilidad del mercado y el tener posibles pérdidas financieras. Muchas personas no asumen emocionalmente el riesgo, causándoles estrés, mientras que otras mantienen el equilibrio emocional a pesar de realizar inversiones arriesgadas.

Diferencias entre tolerancia al riesgo y apetito de riesgo

Mientras que la tolerancia al riesgo es el nivel máximo de riesgo que se puede tolerar sin poner en riesgo la solvencia, el apetito de riesgo define la cantidad y el tipo de riesgo que se está dispuesto a asumir según los gustos o necesidades del inversor.

El apetito de riesgo es un término más comúnmente utilizado para referirnos a corporaciones o empresas y se suele definir como la cantidad de riesgo que una organización está dispuesta a asumir para alcanzar sus objetivos estratégicos.

Así, en la gestión de riesgos, el apetito de riesgo es lo primero que se establece, con el objetivo de conocer los recursos y esfuerzos que se requieren para asumir los riesgos y contar con una estrategia para afrontar un posible impacto negativo.

Dedo apuntando un gráfico en una pantalla

¿Qué es el test de tolerancia al riesgo?

El cuestionario o test de tolerancia al riesgo es un conjunto de preguntas a las que el inversor se somete con anterioridad a llevar a cabo una inversión. Con él, se puede determinar el perfil de inversor de que se trata y, con ello, derivarle o dirigirle hacia un determinado tipo de producto financiero.

Entre las preguntas que puede contener un cuestionario de tolerancia al riesgo, se encuentran:

  • Actitud ante la inversión (que puede ir desde muy agresiva a muy conservadora).
  • Tiempo que transcurrirá hasta que se comience la retirada el dinero de la inversión.
  • Qué resulta más importante en la inversión que se pretende realizar, si proteger la cartera u obtener altos rendimientos.
  • Cuáles son las expectativas de ingresos, al margen de la inversión, en los próximos años.
  • Tipo de empresas que se desea que gestionen o posean los activos en los que vamos a invertir.

Otros artículos que te pueden interesar

Descubra más detalles acerca de nuestra experiencia, productos, noticias de interés, eventos...