Responsabilidad civil del abogado

Seguro de Responsabilidad Civil para Abogados

Los abogados se pueden ver expuestos a demandas de clientes que se sientan perjudicados por las decisiones o actuaciones desarrolladas por sus representantes legales. Contar con un seguro de Responsabilidad Civil es la mejor manera de cubrir de forma adecuada los riesgos económicos a los que se arriesgan.

Los abogados están sujetos a responsabilidad civil en el ejercicio de su profesión, de modo que si, por culpa o negligencia, dañan los intereses de sus clientes, estos pueden denunciarles para exigir un resarcimiento.

La falta de profesionalidad o diligencia en el tratamiento de un pleito es independiente del resultado que se obtenga, de modo que, aunque este sea desfavorable para el cliente, si el abogado ha actuado en cumplimiento de sus deberes y con la máxima diligencia, no se le pueden plantear responsabilidades.

Ahora bien, en ocasiones el cliente considera que el letrado ha incurrido en errores (en aspectos como redactado de informes jurídicos, la presentación de la causa o el acatamiento de determinados plazos), lo que ha podido perjudicarle y decidir imponer una denuncia por sus actuaciones profesionales.

Seguro de Responsabilidad Civil para abogados

Este seguro cubre la responsabilidad civil que directa, solidaria y subsidiariamente pueda derivarse para el abogado por los daños y perjuicios que haya causado involuntariamente a clientes y terceros por hechos de su actividad profesional.

Así, se protege ante posibles demandas, cubriendo, como mínimo, los gastos de defensa jurídica y el importe a pagar en el caso de que el asegurado sea condenado a indemnizar al afectado. En cualquier caso, a la hora de contratarlo, debe asegurarse de que le cubre de forma adecuada los riesgos económicos a los que se expone.

¿Es obligatorio el seguro de Responsabilidad Civil para Abogados?

¿Es obligatorio el seguro de Responsabilidad Civil para abogados?

El seguro de Responsabilidad Civil (RC) Profesional es obligatorio para los abogados, resultando imprescindible para evitar reclamaciones y pagos de gastos de defensa, fianzas o indemnizaciones.

Además, todas las sociedades profesionales de actividades jurídicas deben contratar obligatoriamente un seguro de Responsabilidad Civil que cubra los daños materiales, personales y económicos, causados a un tercero de forma involuntaria, por acción, omisión o negligencia.

El nuevo Estatuto de la Abogacía, que entró en vigor el pasado 1 de julio, establece en su artículo 125 que es una infracción grave de los profesionales de la abogacía “la falta de contratación de seguro o garantía cuando la obligación de contar con dicho régimen de garantía para cubrir las responsabilidades por razón del ejercicio profesional así esté prevista por ley”.

Asimismo, el Código Deontológico de la Abogacía Española, aprobado el 6 de marzo de 2019, establece en su artículo 20 que el abogado debe tener cubierta la responsabilidad profesional en cuantía adecuada a los riesgos que implique su actividad profesional.

Además, señala que la contratación de un seguro de Responsabilidad Civil es obligatoria para las sociedades profesionales y en los demás casos que prevea la ley.

Responsabilidad Civil para despacho de Abogados

¿Qué cubre el seguro de Responsabilidad Civil de un abogado?

Dependiendo del tipo de daño ocasionado se diferencia entre Responsabilidad Civil General o de Responsabilidad Civil Profesional.

Es importante aclarar que la RC Profesional engloba los daños derivados de la actividad principal, de modo que los requisitos exigidos para considerarse RC Profesional se cumplen desde el momento mismo de la constitución de la sociedad profesional, puesto que está compuesta por profesionales titulados conforme a la ley vigente.

Coberturas de Responsabilidad Civil General para abogados

El seguro de RC General cubre al abogado frente a demandas por los daños materiales o corporales y perjuicios causados a terceros que no se deriven de negligencias o errores profesionales cometidos en el desarrollo de una actividad profesional.

Un claro ejemplo sería que durante una reunión de trabajo en el bufete un cliente sufra un resbalón porque haya agua caída en el suelo y se rompa una pierna.

Entre las coberturas más habituales están:

  • Daños materiales, por los desperfectos producidos sobre los bienes de otras personas.
  • Daños personales, cuando una tercera persona ha sufrido alguna lesión.
  • Intoxicaciones, producidas por el consumo de algún producto dentro de las instalaciones profesionales.
  • Defensa jurídica, para cubrir los costes del asesoramiento y el procesamiento judicial.

Coberturas de Responsabilidad Civil Profesional para abogados

La RC Profesional cubre los daños económicos, patrimoniales o físicos derivados de errores, ya sean por omisión o negligencia, en el ejercicio de la abogacía, tanto por el propio abogado, como por algún empleado o por las instalaciones donde ejerce su actividad.

Las coberturas básicas son:

  • RC de Explotación, que garantiza los gastos de defensa y las posibles indemnizaciones que el asegurado deba pagar.
  • Defensa jurídica, con un capital máximo determinado en la póliza y/o en el condicionado.
  • Reclamación de daños sufridos por el asegurado.
  • Defensa penal del asegurado.
  • RC Patronal, ante las reclamaciones efectuadas por los trabajadores o sus beneficiarios por accidentes de trabajo ocurridos en actividad laboral y cuya responsabilidad sea imputable al empresario.
  • RC Locativa, por daños originados en los inmuebles que ocupe el asegurado, en régimen de alquiler.
  • Protección de datos, es cada vez más demandada por los clientes para cubrir posibles sanciones y reclamaciones, especialmente tras el nuevo Régimen General de Protección de Datos.

Ventajas del seguro RC para abogados

Ventajas del seguro para abogados

Los abogados no solo están obligados por ley a contratar un seguro de Responsabilidad Civil para poder desarrollar su actividad, sino que, además, contratar uno supone una garantía de continuidad de su negocio, toda vez que es la aseguradora, y no el profesional, el que se hace cargo de indemnizar a los clientes que presenten una demanda por daños materiales y/o personales provocados de manera involuntaria por el letrado, sin tener que exponer su patrimonio empresarial o personal.

Asimismo, contar con este tipo de seguro supone una ventaja de marca, ya que transmite transparencia y seriedad a los clientes, además de resultar imprescindible para acceder a ciertas adjudicaciones públicas.

Desde el plano fiscal, otra de sus ventajas es que el seguro de RC del abogado es deducible en la declaración de la renta.

Otros artículos que te pueden interesar

Descubra más detalles acerca de nuestra experiencia, productos, noticias de interés, eventos...