La agravación del riesgo en las pólizas de Responsabilidad Civil: un desafío para la estabilidad aseguradora.

Alejandra Martínez, Suscriptora Senior RC Profesional

Como compañía aseguradora, entendemos la importancia de evaluar y gestionar el riesgo de manera efectiva. En el contexto de las pólizas de Responsabilidad Civil (RC), uno de los desafíos más significativos que enfrentamos es la agravación del riesgo. La agravación del riesgo se refiere a cualquier cambio en las circunstancias que aumenta la probabilidad de que ocurra un evento asegurado, lo que puede tener un impacto sustancial en la estabilidad financiera de la compañía aseguradora.

En el mundo dinámico y cambiante en el que vivimos, las empresas y profesionales están expuestos a una variedad de factores que pueden agravar el riesgo cubierto por las pólizas de RC. Estos factores pueden incluir cambios en las prácticas empresariales, la expansión de operaciones a nuevas áreas geográficas, la introducción de nuevos productos o servicios, o incluso cambios en la legislación y regulaciones que rigen las actividades profesionales. Todos estos elementos pueden influir en la probabilidad de que ocurra un siniestro, y por ende, deben ser cuidadosamente evaluados y considerados por las compañías aseguradoras.

Es fundamental que las empresas y profesionales notifiquen a sus aseguradoras cualquier cambio que pueda agravar el riesgo cubierto por la póliza de RC. Por un lado, por exigencia normativa, ya que el artículo 11 de la Ley de Contrato de Seguro establece este deber para el tomador del seguro o asegurado; y por otro lado, porque la falta de comunicación sobre estos cambios puede resultar en una cobertura inadecuada en caso de una reclamación, lo que puede tener consecuencias financieras graves para la empresa o el profesional involucrado. La transparencia y la comunicación abierta entre asegurado, mediador de seguros y aseguradora son clave para mantener una relación sólida y garantizar una cobertura adecuada en todo momento.

Como compañía aseguradora, es nuestra responsabilidad trabajar mano a mano con nuestros mediadores y asegurados para comprender los cambios en sus operaciones y evaluar cómo estos cambios pueden afectar el riesgo asegurado. Esto nos permite ajustar las pólizas de RC según sea necesario para garantizar una cobertura adecuada y proporcionar asesoramiento experto sobre prácticas de gestión de riesgos efectivas.

En última instancia, la agravación del riesgo en las pólizas de RC es un desafío complejo que requiere atención continua y adaptabilidad por parte de las compañías aseguradoras. Al colaborar estrechamente con nuestros mediadores y mantenernos informados sobre las actividades de sus clientes, podemos ofrecer soluciones de seguro sólidas y adaptadas a las necesidades cambiantes del mercado, proporcionando así la tranquilidad que los asegurados necesitan para llevar a cabo sus operaciones con confianza y seguridad.

Otros artículos que te pueden interesar

Descubra más detalles acerca de nuestra experiencia, productos, noticias de interés, eventos...