Madrid: 91 788 6150 - Barcelona: 93 445 3430

Contar con un seguro ante situaciones imprevistas es una de las decisiones más importantes que toman las personas y las empresas con el propósito de preservar su bienestar. Se adquiere con el deseo de no tener que utilizarlo, sin embargo, debe ser visto como una inversión que genera tranquilidad y seguridad financiera. Este instrumento permitirá reducir la incertidumbre económica ante posibles circunstancias futuras. Por esta razón, es imprescindible contar con toda la información posible sobre qué es una póliza de seguro y cómo está conformada.

Expresamente, una póliza de seguro es un documento legal, justificativo o probatorio, que le da validez al contrato de seguro realizado y firmado en conformidad, tanto por el asegurado como por el asegurador. La póliza fija los términos por los cuales la empresa aseguradora se ve obligada a subsanar un daño o a cancelar un monto específico al comprobarse un incidente previsto en el contrato.

Además, la póliza de seguro certifica los beneficios a los que accede el asegurado cuando cancela una prima, y le permitirá al asegurado evitar mayores perjuicios económicos en caso de que se produzca un siniestro.

Si se comprende claramente qué es una póliza de seguro, cuáles son los tipos de seguros que existen y sus beneficios, se podrá tomar una mejor decisión en cuanto a la protección de la familia, de una empresa o de los bienes que se deseen proteger. Al tomar precauciones adquiriendo una póliza de seguros se garantizan respuestas oportunas ante infortunios.

Consideraciones en la póliza del seguro

Es muy importante que el documento o contrato de póliza refleje el interés asegurable. Por citar un ejemplo, en una póliza de seguro automotriz, el coche comprende el interés asegurable. También debe contener el riesgo asegurable, sin éste no puede haber seguro, al no contener la posibilidad de que se produzca el siniestro contra cuya ocurrencia se hace la contratación del seguro, ni existirá daño ni corresponderá cubrir una indemnización. Este riesgo presenta ciertas características esenciales: es incierto y aleatorio, posible, concreto, lícito, fortuito y de contenido económico.

Todo contrato de seguro debe reflejar los siguientes elementos formales:

  •   Datos de identificación del contratante y de la compañía aseguradora
  •   Descripción detallada del seguro contratado
  •   Monto de la prima a pagar y su periodicidad
  •   Monto asegurado
  •   Vigencia del seguro (duración y fecha de inicio)
  •   Modificaciones realizadas o las coberturas adicionales contratadas
  •   Beneficiarios de la póliza de seguro en el caso de haberlos

Tipos de pólizas de seguro

Además de conocer qué es una póliza de seguro, también es preciso familiarizarse con los tipos de pólizas que existen, la variedad es bastante amplia en vista de que hay múltiples riesgos asegurables, y la elección de esta dependerá de la necesidad que tenga el contratante.

Entre los seguros más comunes se pueden mencionar los seguros personales, como por ejemplo el seguro de accidentes y el de vida; así también un seguro con una alta demanda es el de responsabilidad civil, sea este individual o dirigido al sector industrial. En España, por ejemplo, es un seguro muy solicitado. Otro muy conocido es el seguro de caución, ideal para empresas.

Un detalle importante que se debe manejar al momento de contratar un seguro es que cada aseguradora establece sus pólizas según sus criterios, por este motivo la cobertura en cada tipo de seguro puede variar entre una empresa y otra. En todo caso, en este artículo se ha tratado de esclarecer el concepto de póliza de seguro y los detalles generales que tienen que ver con este instrumento, con el fin de ayudar en el proceso de contratación.