Madrid: 91 788 6150 - Barcelona: 93 445 3430

La naturaleza de los negocios que forman parte del universo empresarial les hace estar expuestos a diversos riesgos. Estos posibles contratiempos son esenciales tenerlos en cuenta en el momento de adquirir un seguro que, dentro de sus bondades, les permita defender su estabilidad económica y credibilidad.

Existen diversos tipos de seguro, sin embargo, uno de los más requeridos por las compañías es el de responsabilidad civil ¿Sabías que hay diversas variantes de este seguro? A continuación, dejamos algunas descripciones para que conozcas las diferencias entre un seguro de Responsabilidad Civil General y uno Profesional.

En primer lugar, es necesario dejar claro que uno de los principales objetivos del seguro de Responsabilidad Civil es dar cobertura a los daños personales, materiales o patrimoniales causados a terceros, así como las consecuencias económicas que se generen de esto. Ahora bien, escoger entre uno u otro va a depender de los requerimientos de cada empresa, de ahí la importancia de tener definidas las bondades de cada uno para optar por la opción que genere mejores beneficios, considerando que en muchos casos estos seguros son de carácter obligatorio.

Principales diferencias entre los seguros de responsabilidad civil

Existen algunas diferencias entre un seguro de Responsabilidad Civil General y uno Profesional, por ejemplo, el seguro de RC General cubre daños personales y materiales, al igual que daños económicos a terceras personas. El seguro de responsabilidad civil general contempla en su cobertura el ejercicio de la actividad profesional, sin incluir negligencia o error de carácter profesional.

Mientras tanto, el seguro de Responsabilidad Civil Profesional abarca en líneas generales la cobertura de los daños económicos que se puedan generar de errores, omisiones o negligencias en la ejecución de la actividad profesional, es decir, que contempla daños causados por el profesional o por las instalaciones en donde ejerce su actividad profesional, aunque también puede ser material o corporal.

Muchas compañías aseguradoras se encargan de diseñar estas pólizas con el objetivo de dar protección a los negocios ante situaciones donde un cliente reclame por haber entregado un trabajo defectuoso o un servicio insatisfactorio. De esta manera, se podrán cubrir los gastos de defensa y los que resulten de la necesidad de enfrentar una compensación para corregir ese error.

Consideraciones en las actividades contempladas dentro de cada seguro

Dentro de las actividades contempladas en este tipo de póliza de seguro Profesional hay otras que, en ocasiones, suelen pasar desapercibidas, ya que por error son consideradas de carácter general. Una muestra de ellas se puede apreciar en quienes ofrecen servicios de traducción e interpretación, fotógrafos, servicios de limpieza, consultores de tecnología, consultores de RRHH, entre otros.

Como dicen por ahí “errar es de humanos” y esto puede suceder en cualquier ámbito (privado, profesional o empresarial). A pesar de las diferencias entre un seguro de Responsabilidad Civil General y uno Profesional, cuando las empresas comprenden la importancia de contratar una póliza todo resulta más fácil, tanto para la compañía como para sus clientes y empleados.

Cada póliza tiene sus bondades, pero lo importante es que estén adaptadas a su actividad económica para permitirle salir a flote ante las vicisitudes y cumplir a cabalidad con las expectativas de las compañías.